Saltar al contenido

Alberobello y sus “trulli” serendípicos

Los famosos trulli de Alberobello

Ayer volví a Alberobello, una pequeña población en el sur de Italia muy especial, y es que no todos los días uno visita un lugar declarado por la UNESCO como patrimonio de la humanidad.

La razón de esa distinción es el llamado trullo. Le llaman trullo (trulli en plural) a unas construcciones muy características de la zona. Aunque hay esparcidos por toda la zona, la mayor concentración se encuentra en la citada Alberobello (literalmente árbol bonito). Igual es la razón de que, si la memoria no me falla, esté incluido en uno de esos libros de 1001 sitios que visitar antes de morir.

Lo comento porque si bien la primera vez que estuve no tuve tiempo para mi obligada documentación turística, ayer sí que saqué algo de tiempo y ... ¡tachán! sorpresa de la buena, descubrí que los trulli son construcciones serendípicas!!

Resulta que el origen de estas casitas tan majas se remonta al siglo XVI, cuando en Puglia debían pagar un alto tributo por construir. En la zona se decidió escapar al pago y por eso se buscaron la vida para construir casas que pudieran ser derribadas y vueltas a construir con gran facilidad. Es por ello que los trulli no tienen cemento sino que lo forman la acumulación de piedras una encima de otra.

La conclusión es esta: los antiguos habitantes de esta región, bien por ahorro, bien por necesidad, construyeron unas casas diferentes con un objetivo (que consiguieron) pero a la larga consiguieron uno con el que nunca hubieran imaginado (ser declarado patrimonio de la humanidad).

Serendipity al canto.

2 comentarios en “Alberobello y sus “trulli” serendípicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *