Saltar al contenido

Puntos como estímulos que algún día uniremos

Así, tal y como dice el título de esta entrada, se llamaba el evento que la Universidad de Almería viene realizando para sus alumnos con el fin de alimentar el espíritu emprendedor en sus aulas y en el que he tenido la satisfacción de participar como ponente.

La idea de unir puntos que yo escribía en Serendipity y que el genio de Steve Jobs pronunciaba en su famoso discurso de Stanford parece que sigue contagiándose. Pedro, uno de los participantes más activos en la conferencia, compartió con todos nosotros su propia experiencia.

Según él veía zapatos abandonados por toda la ciudad. Parece que nadie más los veía, pero él sí. Nadie, ni el mismo, sabe por qué los ve pero de lo que sí está seguro es de que son puntos que algún día unirá.

Unir puntos es unir estímulos, experiencias que uno ha vivido y que, aunque en ese momento no sepa para qué sirven, algún día los une con éxito. Explorar es útil para descubrir nuevos puntos que más tarde uniremos.

No nos cansemos nunca, por tanto, de seguir explorando, de recoger experiencias y de unirlas. Nuestras mejores ideas siempre son las más inesperadas.

 

 

3

¿Qué sucede cuando a uno le despiden del trabajo de toda su vida? ¿Qué sensación le queda? y sobre todo, ¿qué le depara el futuro? Eso es lo que algún día un grupo de estaunidenses se preguntó al ver las caras de la gente que había recibido una hoja de color rosa (así son las hojas de despido en ese país). Y por ello, en vez de quedarse parados, pasaron a la acción y crearon lo que hoy se conoce como la Pink Slip Party, que no es ni más ni menos que un evento de Networking para desempleados. Allí, entre gente de todo tipo, es donde surgen nuevas oportunidades, algunas de ellas mejores aún de las que se estaban buscando.

Serendipia pura.

Ayer mismo se celebró en Madrid la que hacía la número 50 y tuve el honor de ser el ponente con una conferencia sobre Serendipity y la capacidad de transformar el fracaso en nuestro mejor éxito. Me alegró mucho conocer de cerca los problemas reales de la gente que, lejos de estar parada, su trabajo es buscar trabajo. Intenté aportar mi granito de arena y, gracias al feedback de las redes sociales (fundamentales para estas cosas) y de las conversaciones face to face, creo que lo conseguí. La Serendiptiy trata de eso, de darle la vuelta a los problemas siendo creativo.

Les deseo toda la suerte a todos los que llevaban pegatina rosa (demandantes de empleo) y verlos en breve con otra verde (empleadores).

Gracias también a los organizadores Paco Tamayo y Enrique Brito y al espacio (muy creativo) Siluro.

 

En plena conferencia de Open Innovation

La semana pasada se celebró el Foro de la Innovación La Rioja 2012 al que fui invitado para dar una conferencia sobre innovación abierta. Debo reconocer que ha sido una de las mejores semanas en lo que va de año debido a su intensidad, buen trato y detalles maravillosos.

El foro este año se centraba en la necesidad de la colaboración empresarial como factor principal para la innovación. Todos los ponentes estuvimos de acuerdo en que hay más fuera que dentro, es decir, que una empresa no puede permitirse el lujo de cerrarse en banda sin aprovechar el talento y los recursos externos a ella. Como decía Mudler, la verdad está ahí afuera.

Yo, como me pidieron, hablé de la exploración como método para la innovación. Sin explorar nuevos caminos, nuevas posibilidades, seguiremos siempre haciendo lo mismo una y otra vez. Por otro lado gente como Andy Stalman comentó su particular modelo de la gallina, es decir, el co,co,co (co-crear, co-operar, co-laboración...). Tenéis un resumen a modo conclusivo de los poonentes aquí.

Fue genial comprobar que, aunque a veces parece que trabajemos solos, hay todo un elenco de profesionales que están haciendo lo mismo que tú y con una línea similar. Eso es un buen refuerzo emocional que ayuda a seguir haciendo lo que más nos gusta: ayudar a las empresas a innovar.

Conocí a muchos profesionales y aprendí todo lo que pude de ellos. Debo dar las gracias a Héctor Milla por su conversación en la que me explicó su breve relación de amistad con el mismo Cortázar en Paris, a Joan Jiménez por compartir conmigo su conocimiento sobre las redes sociales en las que no sólo debemos "usar" sino "estar", a Bertrand Caudron por el concepto de Gamification, a Mercedes Cubillo por recordarnos que no hace tanto se trabajaba de otro modo muy distinto al de ahora y ser así de pedagógica, a Carlos Iglesias por interesarse en mi manuscrito para su editorial, a Dioni Nespral porque sienta cátedra cada vez que hablas con él, a Purificación Baldoví y Jose Mª Guijarro por su compañía y apoyo y a Martín García Vaquero por su forma de ser y de estar y porque estoy seguro de que haremos de las nuestras en breve.

Seguro que me olvido de alguien pero en general quería mandar un fuerte abrazo a todos los que compartísteis este genial foro durante unos días realmente formidables.

Las 7 claves que nos conducirán al éxito

 

Las simplificaciones siempre son peligrosas ya que nos llevan al estereotipo, es decir, a la copia y no al original, pero entendidas dentro de un contexto pueden ser muy útiles para entender rápidamente como funciona algo.

En un acto realizado en San Francisco, al que mi amigo Xavier Verdaguer tuvo la amabilidad de invitarme, pude enterarme de las 7 tips, o claves, que hemos de saber para entender el ecosistema de Silicon Valley y, por tanto, de todo aquel que se quiera parecer a él.

 

Estas son las 7 claves del éxito de Silicon Valley

1. Think Different: Pensar diferente ya no es un lujo, es una necesidad. Compañías como Google o Apple lo saben y lo aplican a pesar de haberse convertido en grandes monstruos empresariales. Para ello, y a pesar de la dificultad de seguir siendo innovador cuando uno es grande, lo hacen creando, cuando es necesario, spin-offs que funcionan como nuevos pulmones de ideas frescas.

2. Run: el mundo se mueve demasiado rápido para esperar a los lentos. Cuando todo es para ayer, no nos podemos permitir el lujo de dormirnos en los laureles. Es por ello que en la mayoría de las empresas más punteras la media de edad es de 27 primaveras. Mucho ritmo.

3. Jump: La gente se mueve, salta de un lado a otro, cambia de compañía, de puesto, de proyecto. Hay una ley no escrita a la que yo le he cogido mucho cariño que reza: equivócate rápido y barato. Luego salta a otra cosa.

4. Start: empieza cosas, sin miedo, pero empieza. La acción es lo que mueve el mundo. Sólo pensando no se cambia el mundo.

5. Listen: aprende de los demás, compara, reflexiona, cambia. Si hay algún lugar donde aprender de otros es allí. Por eso crear nuestro propio ecosistema de talento depende de nosotros. ¿A quién escuchas durante todo el día? Plantéatelo porque eso es justamente lo que te está alimentando.

6. Talk: hoy es más importante saber utilizar twitter que enviar un C.V. El mundo, decididamente, ha cambiado. Por eso los reyes del networking están más valorados que nunca. En el valle donde todo es posible lo saben y, por ello, lo potencian. Hay eventos everyday. Y en cada evento hay múltiples posibilidades para que la Serendipity se manifieste. Sólo hay que estar preparado.

7. Dream: y por último, sueña. La gente más innovadora también es la más soñadora. Si uno no tiene el sueño de querer cambiar el mundo no lo conseguirá. Todos los que se van al valle lo hacen para hacer de éste un mundo mejor, aunque con ello consigan millones de dólares. Como decía el maestro Zitarrosa, una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa.

Ahora, a grabarlas a fuego para que no se nos olviden jamás.

 

En plena ponencia

Hago este post para recordar, para que quede constancia en mis recuerdos, de la maravillosa tarde que pasé junto a un centenar de emprendedores en el ciclo organizado por la Fundación Bancaja en el pasado martes del emprendedor de Valencia.

Con la conferencia "conviértete en emprendedor convirtiendo las casualidades en oportunidades" intenté transmitir a los asistentes que las casualidades, los eventos inesperados, pueden ser mejor aprovechados de lo que lo son  hasta ahora y convertidos en oportunidades de negocio. Con mi propio ejemplo de vida, demostré que esa conversión entre lo inesperado y la oportunidad ha sido una constante que todavía mantengo.

Mi paso de veterinaria a la música y de ahí a la psicología y en especial al desarrollo del pensamiento creativo en el mundo empresarial, todo ello ha sido posible gracias a un cúmulo de situaciones, vivencias, casualidades... pero sobre todo por tener una actitud determinada que lo hizo posible.

Como dije, si me ocurre a mí, ¿por qué no le va a ocurrir a todo el mundo? Lo inesperado está ahí, sucede todos los días, a todas horas.

Lo que hagamos con ello sólo depende de nosotros.

Gracias a José y a Majo por la oportunidad y por hacermelo pasar tan bien.

Y, quién sabe dónde nos llevará esta primera colaboración... ¿habrá Serendipity?

El pasado jueves fui invitado por partida doble. Por un lado IMPIVA tenía el detalle de invertir en unos cuantos ejemplares de Serendipity para que los firmara y los regalara a los emprendedores más activos del evento.

En una de las mesas participantes mientras construyen con piezas de juguete

Por otro, en el stand de las escuelas de negocio, Florida me invitó a impartir un pequeño taller sobre los 4 elementos de la creatividad.

Reconozco que no hay nada más agotador que estar todo un día viendo gente, hablando con amigos, conocidos y colegas, asistiendo a conferencias, conociendo gente nueva, saludando a clientes, sintiendo ruido, energía, vibraciones. Pero, también es algo de lo más divertido y genial para la creatividad. En esos foros se crean nuevas y valiosas ideas.

Espero impaciente la del año que viene.

Todo surgió en una cena entre la gerente de AVANT i+e y un servidor. Uno va a cenar y al final sale de ahí con una dorada a la sal en el cuerpo y una conferencia para la Feria de Investigación, Desarrollo e Innovación de Valencia (IDINOVA).

Debo decir que, aunque fue un placer que me invitaran allí a hablar sobre la Serendipity y de cómo conseguir ideas increíbles, el ambiente estuvo templadito. Demasiado. Poca, muy poca gente en una feria que en mi modesta opinión, se merece más.

Fue todo un placer reencontrarme con viejos amigos y conocidos y ver como, cuando uno se pone a hablar, las sillas se van llenando.

Hasta la próxima edición!

1

Pues he aquí el resultado de una gran serendipia. Lo que todo empezó como un tweet gracioso de una amiga ha terminado en un maravilloso trabajo en equipo que ha rebosado ilusión y ganas a morir.

Espero que os guste.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=pW2-eIGUz9I]

Todo vino por un tweet de una follower que me motivaba a aplicar la creatividad a la seducción. A partir de ahí los actos se sucedieron y... voila!! habemus ponencia!

Os espero a todos el próximo jueves 30 en el Centro Cultural Bancaja de Valencia.

 

1

Todos los presentes reunidos

Esto de vivir en Valencia hace que cuando sales fuera, aproveches el día lo máximo posible. Quizá es por eso que ya empiezan a comparar mi agenda con la de un ministro.

El pasado martes estuve de nuevo en Madrid y la agenda fue de auténtica locura.

Empecé el día encontrándome con mi buen amigo Pablo Ceinós y algunos Yuzz Valencia en el AVE. Todos íbamos al encuentro Yuzz Madrid donde nos encontraríamos con varias personalidades como Vicente del Bosque, Gallardón o los cachondos de Gomaespuma. Además yo había quedado con mi nuevo colega de locuras creativas Xavier Verdaguer. Allí conocí a mucha gente incluido el fundador de Bubok, una de las empresas más creativas que he visto últimamente y con la que no descarto publicar algún libro.

Pero la anécdota del día fue la siguiente: en cuanto el acto terminó la muchedumbre se abalanzó a saludar a las celebrities. Yo me di cuenta de que estaba al lado del seleccionador y allí me encontré a un par de Yuzz con los que compartí no hace mucho técnicas de serendipity. Les hice una foto con él y, cuando estaba a punto de hacerme una foto con todo un campeón del mundo como Vicente, de repente noté que se alejaba cual serpiente de cascabel. Silencioso y con mucha clase, Don Vicente desaparecía ante mis ojos mientras que por detrás no dejaba de escuchar una voz aguda que chillaba "seleccionador, seleccionador". Me giré y vi una enanita con pinta de Pocahontas con un micro de Sálvame. Entonces lo entendí todo. Vicente es un señor y no se presta a este tipo de entrevistas. Yo no conocía a tal especímen pero no ha sido difícil dar con su identidad. Digo yo que esto me pasa por no ver la tele y mucho menos el tangibilizado orwelliano de Gran Hermano.

Cuando me quise dar cuenta Vicente simplemente había desaparecido, al igual que Gallardón y muchos otros, y yo tenía que acudir a impartir mi conferencia de la Escuela de Verano de Orange que, por cierto, cuando llegué me esperaba casi un campamento de verano y acabé dando una conferencia al uso. Al menos la anécodota me servió para romper el hielo del principio.

Conclusión: día intenso en Madrid, con buen tiempo, mejor compañía, pero sin foto con Vicente.

Otra vez será.