Saltar al contenido

10

It's just my imagination....

Un pensamiento recurrente me está atacando estos días y no hay manera de librarme de él. Y es que tengo un trabajo privilegiado para ver cómo las mentes de toda España piensan, o al menos lo intentan, creativamente. Y siempre ocurre lo mismo. En muchas ocasiones, la cosa no acaba de funcionar del todo; no se acaba de romper el hielo, entendido éste como el pensamiento racional, lógico. Para romperlo y así iniciar a pensar creativamente se requiere creer en ello. Creer que existen otras realidades, otras maneras de hacer las cosas. Y ese es el enemigo al que me estoy enfrentando desde hace muchos años. Preguntándome acerca de esto he sacado una conclusión. Faltan modelos donde apoyarse, ejemplos reales, cercanos, donde poder agarrarse para coger carrerilla. En definitiva, la gente no se permite imaginar. Cuando los fuerzas a ello se defienden con toda una sarta de excusas que en el fondo nadie, ni ellos mismos, se creen. Supongo que tendrá mucho que ver con la ZSP de la que hablaba el otro día.

Mi trabajo, entre otras cosas, es esto. Hacer que la gente salga de su zona de seguridad próxima y que, por mucho miedo y agobio que le de, aguante el tirón y siga hacia adelante. Es la única forma de ser creativo, arriesgando, yendo más allá. Creo sinceramente que no se trata de un lujo sino de una necesidad urgente e inevitable. Para ello me dejo la piel en cada sesión, les doy toda mi energía. Da igual que sea una sesión de 3 horas como de 8, siempre llego muerto a casa. Espero que toda esa energía sirva para encender alguna llamita de vez en cuando.

Por eso, si sois de esos que tenéis la cabeza llena de pájaros, que vuestros planes son dignos de un esquizofrénico y que más de una vez os han dicho eso de, ¿pero tú flipas, no? No os preocupeis, estáis en buen camino. Ya tenéis un tramo del mismo avanzado. Ahora toca ir aterrizando las ideas pero, sin flipar, sin creer, sin imaginar, no hay ideas. Eso seguro.

Y tú, ¿te permites imaginar?