Saltar al contenido

Inspirándose en Bowie para mejorar nuestra empresa

En un día tan ldavid-bowie_where-are-we-now-luvioso y frío como hoy recibir un buen regalo se aprecia mucho más que otros días. Y es que hoy me ha llegado el último trabajo de David Bowie titulado The Next Day. Eso me ha hecho recordar el artículo que escribí sobre creatividad e innovación en el mundo empresarial basado en lecciones que podemos extraer de la carrera del Camaleón.

Al artículo en cuestión lo titulé El Síndrome Bowie y se basaba en la capacidad de transformación, adaptación e innovación de este polifacético artista. Aunque podéis leerlo aquí entero os dejo las conlusiones:

El síndrome Bowie hace referencia a la capacidad que tienen las organizaciones de reinventarse y adaptarse a los cambios a través de la innovación. Aquellas que están afectadas por el síndrome poseen las siguientes 10 características:

  1. Incapacidad de seguir haciendo lo mismo, por muy bien que funcione.
  2. Necesidad de reinventarse continuamente aunque el entorno no lo fuerce.
  3. Apertura mental hacia nuevas tendencias y modos de trabajo.
  4. Permeabilidad total con el entorno, dejándose influenciar por lo que hay más allá de uno mismo o su organización.
  5. Inconformismo ante lo convencional y popular.
  6. Alta capacidad para arriesgarse, para estar en versión beta.
  7. No intentar complacer a todo el mundo.
  8. Coherencia con el trabajo realizado y conexión de valores organizativos.
  9. Humor: se ríen de sí mismas si es necesario.
  10. Alta energía. Cualquier cambio implica una gran cantidad de energía.

Intentar escuchar algún disco de Bowie este fin de semana mientras recordais estas lecciones. A partir del lunes toca aplicarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *