Serendipity con Pablo Carbonell

Hace unGuz y Pabloos días la Serendipity volvió a salir a la búsqueda de su más activo defensor. Ocurrió en el aeropuerto de Barajas, en un vuelo al archipiélago canario. Allí coincidieron Guzmán y Pablo. Entre bromas y buenas anécdotas Guzmán le regaló un ejemplar de su último libro “32 Maneras dPablo con 32 manerase saber que estás muerto”. Pablo, muy agradecido, le invitó a su concierto de Las Palmas y le regaló su último disco. La casualidad quisó que se volvieran a encontrar también a la vuelta a Madrid. Allí maquinaron nuevos planes de colaboración. Es lo que pasa al juntar a dos creativos como ellos. Seguiremos informando.

Responder