Saltar al contenido

2

Hola a tod@s,

como decía ayer, me encuentro en la curiosa y particular ciudad de Angouleme intentando buscar una editorial francesa para mi proyecto de cómic. Cuando Max Vento, el tipo que mejor sabe meterse en mi cabeza y dibujar lo que yo pienso, me comentó que este era el mejor sitio para ello, un sudor frío me recorrió la frente. ¿Cómo diablos iba yo a ir a una ciudad extranjera a vender un proyecto en otro idioma? me parecía de locos. Puede que fuera mi deseo de conocer cosas nuevas, de aprender todo lo que pueda o de meterme en berenjenales varios lo que finalmente decidió que estos días esté por tierras francesas pero lo cierto es que, como también decía ayer, me encanta ponerme retos.

Sudor y lágrimas para ver a U2 en su gira de los coches berlineses

Un reto no es ni más ni menos que un objetivo difícil de conseguir. Recuerdo hace muchos años, en la gira de Acthung Baby de U2, que me empeñe en conseguir una entrada un día antes del concierto en el Vicente Calderón. Por supuesto ya no quedaban en ningún sitio hacía meses. Pues, la conseguí. Después de mover muchos hilos de ser bastante persistente, me hice con un par de entradas. El concierto me gustó, pero lo mejor fue la sensación de conseguir algo que parecía imposible.

Esto ha sucedido innumerables veces. Publiqué un libro en año de crisis, viajé solo a México DF y volví sano y salvo, conseguí hacer la carrera un año menos del plan oficial, etc...

Ahora ya tengo dos editoriales grandes interesadas. Con una ya se ha hablado de contrato y todo. He tenido que hablar inglés, italiano, francés, castellano y hasta catalán hoy, he comido lo que he podido y entre el cambio de frío de la calle con el calor del local casi me da algo, pero creo que lo estoy consiguiendo.

Más noticias pronto.