Saltar al contenido

Mi futuro colega Marcus

Siempre es buen momento para seguir explorando el Kilimanjaro y, que mejor lugar, que ¡una pizzería! Incluso cuando uno va a por una pizza puede tropezar con algo maravilloso que no pensaba encontrar. Es uno de mis momentos sagrados de la noche del domingo. Voy a una pizzería cerca de casa y, mientras  preparan mi clásica caprichosa, me pongo a leer todos los suplementos que puedo de los periódicos del domingo. Raro es el día que no me llevo alguna sorpresa. Eso es fomentar lo inesperado.Está claro que podría pedirla por teléfono y así no tener que esperar sentado en un taburete de madera. Pero no, a mi me encanta estar allí, escuchando lo que pasa, oliendo a leña, leyendo los suplementos y el periódico y haciendo espacio para alguna anécdota que siempre suele darse.

Hace ya unas semans, en esas lecturas de pizzería, descubrí a un matemático bastante diferente. Eso siempre me atrae. Su nombre es Marcus du Sautoy. Sus documentales sobre las matemáticas están triunfando en la BBC. Un tipo pelado, excéntrico, con camisas psicodélicas  y con apellido francés... ¡había que saber más sobre él!

Después de leerme la interesante entrevista que le hacían me quedé, gracias a esa red que formamos en nuestro consciente cuando tenemos un objetivo, con un comentario, un guiño a la serendipity. Cuando le preguntaban si le gusta el orden, por eso de ser matemático, respondió que no. "En mi casa hay libros por todas partes, dice. El caos estimula la creatividad. Nunca encuentro nada, pero a veces hallo algo que no buscaba, y esa casualidad estimula un pensamiento que lleva a otro. Cuando ordeno mi estudio la creatividad desaparece".

¿Qué os parece? Marcus y yo unidos por el caos, por lo inesperado, por la serendipity. Me alegra tener este tipo de sincronías, de verdad. Marcus ahora ha pasado a mi lista de personajes a los que, irremediablemente, tengo que conocer.

Hasta muy pronto, colega.