Saltar al contenido

ZSP

En homenaje a Vigotsky, el mismo señor que me enseñó eso de que los niños no son creativos por mucho que así se piense sino que, por el contrario, lo que son es imaginativos y originales a más no poder ya que carecen de intencionalidad y pragmatismo, he desarrollado un nuevo concepto que, creo, ayudará un poco a entender eso de por qué nos cuesta tanto tener ideas frescas, nuevas y originales.

¿Te atreves a dejar tu ZSP como la encantadora Alicia?

Y es que Vigotsky desarrolló un concepto llamado ZDP, es decir, Zona de Desarrollo Próximo, que en palabras del mismo autor se trata de:

"la distancia entre el nivel de resolución de una tarea que una persona puede alcanzar actuando independientemente y el nivel que puede alcanzar con la ayuda de un compañero más competente o experto en esa tarea..."

Siempre me gustó ese concepto y todo lo que implica para la educación. Todavía lo tengo presente desde que lo estudié hace ya años en la facultad de psicología e intento aplicarlo en mi vida diaria. Pero ahora, y quizá recordando todo esto, creo la ZSP, es decir, la Zona de Seguridad Próxima.

¿Qué es la ZSP? Es nuestra zona de confort, allí donde nos sentimos seguros y de donde no deseamos movernos. La forman nuestros hábitos, la rutina, la experiencia... todo aquello que poco a poco nos familiariza con aquello que nos rodea y por tanto parecemos comprender. En nuestra ZSP no hay que pensar demasiado ya que las decisiones se toman automáticamente, por costumbre. Es lo más fácil, lo más práctico. Realmente se trata de una economía cognitiva que nos ayuda a realizar múltiples tareas en poco tiempo.

Pero claro, lo fácil, lo cómodo, es muy difícil de dejar. ¿Por qué demonios alguien va a pensar más allá de su zona de seguridad si con ello ya consigue lo que quiere? Y ahí viene el problema. Cuando ya no conseguimos lo que queremos pensando como pensamos esto nos obliga a salir de nuestra ZSP y adentrarnos cual Alicia en la madriguera del conejo. Ahí todo es absurdo, carente de lógica, realmente incómodo. Conforme nos alejamos de nuestra zona de seguridad nos vamos sintiendo peor. Por eso nuestra lógica no para de enviarnos un mensaje: ¡Vuelve!  y sí, en muchas ocasiones volvemos. Retornamos a nuestro nido, a nuestra casa, a nuestra zona de seguridad próxima, aquello que conocemos bien, donde somos nosotros los que controlamos y no la situación.

Hasta que no estemos dispuestos a dejar nuestra ZSP no innovaremos. Hasta que no nos arriesguemos indagando que habrá al final del camino de baldosas amarillas, seguiremos día tras día con las mismas ideas, ésas que ya caducaron hace mucho tiempo.

5 comentarios en “ZSP

  1. Marta

    Creo que este ha sido el post que más me ha gustado hasta el momento.
    No sé cómo explicártelo, pero me ha encantado.
    Eso sí, por favor, para el DSM-V-TR (que empezamos a preparar en los momentos de estrés y risas nerviosas durante la carrera) nos vas preparando los criterios de diagnóstico para alguien que, como yo, haya perdido el norte de su ZSP y el tratamiento para no aburrirse si haces más de tres meses lo mismo!!!
    Plantéatelo! A nosotras nos quedó bastante bien nuestro propio DSM!!!

    Responder
    1. Guzmán

      Me alegro mucho de que te haya gustado, yo también he disfrutado mucho escribiéndolo.
      El tratamiento para el aburrimiento es hacer más cosas y, por supuesto, divertidas.

      Ya hablaremos prontito y te cuento.

      A presto!

      Responder
  2. Las Minervas

    Hola Guzman!, yo creo que el problema de abandonar la ZSP es, como casi siempre económico, por eso los que suelen "innovar" más (aunque siempre hay excepciones...) son las empresas grandes y los ricos, pijos etc... porque claro, si tienes una hipoteca, unos hijos y toda la sarta de bolas con cadena agarradas a tu tobillo, no puedes arriesgarte demasiado, a no ser que todo te importe todo tres mierdas (con perdón, hay responsabilidades ineludibles no por ti, si no por la gente que depende de ti. Si tienes tu cuentecita llenita de dinerito, si la cagas da igual! ya innovaré otra vez!. La verdad es que hay que intentar innovar pero con una zona de seguridad, ufff no soporto a los gurús del rollo emprendedores que te dicen que te tires a la piscina, que no pasa nadaaaaaa, que si no nunca llegarás a nada etc... etc... además suele ser curioso que te meten el rollo y luego resulta que ninguno de ellos ha emprendido ni una empresa de éxito a parte de vivir de dar la brasa...bueno quizás visto así si que han tenido éxito, porque vivir de comer la olla a la gente no es nada fácil! juas juas

    Responder
    1. Guzmán

      Pues no estoy de acuerdo querida, lo siento. Creía que ibas a decir que justamente los que no tienen demasiados recursos económicos son los que abandonan más a menudo su ZSP ya que se enfrentan a innovar o morir y claro, les toca innovar.

      Me gustaría de verdad que te alejaras de la idea del dinero. No todo es dinero! Tengo un montón de ejemplos de gente que hace lo que realmente le apetece y luchan todos los días para que el dinero no les afecte en sus vidas. Yo el primero.
      ¿hace un café en BCN y lo hablamos?

      Responder
  3. Pingback: Permitirse imaginar « Guzmán López

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *